En los meses de julio y agosto, los Encuentros de Solares tendrán lugar en el Garaje de la Finca del Marqués de Valdecilla

jueves, 12 de febrero de 2009

Una buena adicción

Salma Hayek ha manifestado públicamente ser adicta a la lactancia materna. Le ha dado el pecho a su hija Valentina durante año y medio y en una reciente visita humanitaria a Sierra Leona no ha dudado en amamantar a un bebé africano cuya madre no tenía más leche.
Dijo que había visto a su propia abuela hacerlo con niños ajenos y que al ver al niño hambriento no dudó un segundo en ponerlo en su pecho y alimentarlo.
Ahora nos parece insólito. Cuando una mujer amamanta a niños que nos son suyos, como este caso y el de una mujer policía china que alimentó a bebés hambrientos en pleno seísmo, parece ser motivo de noticia mundial. Sin embargo, en el pasado era de lo más normal la existencia de nodrizas que amantaban y criaban hijos que no eran suyos.
Parece tan loable la actuación de la policía china como la de Salma Hayek, a quien de repente vemos posar sobre una alfombra roja con la misma naturalidad con la que luego da el pecho a un bebé ajeno.

Si queréis ver el video correspondiente a este artículo pinchad aquí

2 comentarios:

  1. Sí, el tema de las nodrizas además tenía un punto muy Cántabro, así lo muestran en el museo específico del tema que hay en nuestra comunidad y del que hay un artículo publicado aunque no recuerde el lugar...la verdad es que todavía cuentas por ahí lo de las lactancias prolongadas y te miran como bicho raro así que como para volver a ver mujeres que amamantan a otros críos...pero todo se andará..

    ResponderEliminar
  2. Es una noticia preciosa; acabo de reenviársela a mis amigas, que me miran con cara rara cuando cuento que disfruto con la lactancia o cuando veían que amamantaba a mi hijo mientras estaba embarazada; así por lo menos me compararán con Salma Hayek, ja ja...

    ResponderEliminar