Hay 5 Encuentros de Madres de LBL al mes. Seguro que alguno no lo tienes muy lejos. Acércate y conócenos.

miércoles, 13 de marzo de 2013

Entre mujeres

  
 
    El pasado viernes día 8 de marzo, como de costumbre, estuvo dedicado a la Mujer Trabajadora. Siempre nos ha parecido un eufemismo porque, ¿qué mujer no es trabajadora? Por eso, casi siempre, lo llamamos simplemente el Día de la Mujer.
 
   Ese día recibimos una preciosa carta en LA BUENA LECHE, y su autora nos ha dado permiso para reproducirla aquí humildemente, de forma anónima. Como nos parece que dice cosas importantes y emocionantes, así lo hacemos.
 
   A todas las mujeres de mi vida
(y los hombres también tenéis regalito....)


   El 8 de marzo cada año que pasa es más especial para mí. Para mí hay mucho que celebrar. Hoy se lo quiero dedicar a todas las grandes mujeres con las que he tenido la suerte de cruzarme en la vida.
   A mi madre y a las mujeres de mi familia, a esas pasiegas valientes y luchadoras que no se conformaban con estar a la sombra de los hombres y han conseguido hacer tanto con tan poco y dar lo mejor a su familia. Habéis sido un ejemplo de trabajo, lucha y amor.

   A mi hermana, a mis amigas, a mis primas, compañeras de trabajo (pocas la verdad), a todas las mujeres que me he ido encontrando por los viajes y vueltas por la vida. A las amigas que encontré en Alemania (las españolas, las alemanas y las latinas, todas), a las FiNuT (Frauen in Naturwissenschaft und Technik), a las cooperativistas de Windfang (soñadoras cazadoras del viento), a las Gildas (vosotras sí que sois un mundo, en el que caben todos los mundos), a La Buena Leche (realmente sois la leche).
   Realmente soy muy afortunada, de haber ido encontrando por el camino tantas mujeres bellas de verdad. Me habéis dado lecciones de amistad, de hermandad, de apoyo mutuo, de colaboración, de organización, de rebeldía y de vida.
A todas las que opináis que hoy en día, no hay razones para ser feminista. Por hacerme repensar y reafirmarme. Supongo que hay experiencias vitales diferentes, pero a mí, ya no por mí, sino por muchas realidades que hay sin salir de este país, me sobran los motivos.
   A todos los hombres no os lo dedico, pero también os tengo en cuenta, que pensabais?
A todos los hombres que apreciáis y amáis las mujeres libres, autónomas y felices. Realmente los hombres no perdéis nada con“nuestra libertad”, ganáis mucho, ya lo sabéis. Simplemente sois geniales.
   A todos los que con su estrecha visión del mundo y de las personas, me quisisteis encasillar en papeles que yo no quería.
Hoy más que nunca, gracias a todos los que deliberadamente me negasteis una oportunidad profesional por el simple hecho de ser mujer. Gracias. Me obligasteis a luchar y a demostrar lo que podía hacer. Probablemente desde la complacencia, no hubiese sido la que soy ahora. Para todas las que nos hemos formado y trabajo “subrepresentadas”, antes de que se hablase de paridad, sólo habéis sido una razón más para seguir insistiendo en tomar lo que es nuestro y valorar muchísimo más lo conseguido. Curiosamente habéis contribuido a nuestro “emponderamiento” :). Y por supuesto, en lo laboral, como en lo personal, no olvidamos: ni un paso atrás.
   Así que hoy yo tengo mucho que celebrar, lo primero, porque me sale de dentro y punto.

   Lo tengo que celebrar por todas las mujeres que vinieron antes que nosotras y lucharon por lo que hoy tenemos. Lo tengo que celebrar para no olvidar y seguir trabajando por lo que falta. Para seguir apoyando a otras mujeres que viven otras realidades mucho más duras, por todo el mundo. Y por nuestras hijas e hijos para que puedan crecer, desarrollarse y vivir plena y felizmente como personas, habitantes del mundo, sin más etiquetas.

   A todas las que lo celebráis conmigo: Un abrazo intenso.

1 comentario:

  1. Ole , ole y ole!!!

    Gracias por compartirlo , Eva.

    un besazo enorme!!

    Bea A.

    ResponderEliminar