Hay 5 Encuentros de Madres de LBL al mes. Seguro que alguno no lo tienes muy lejos. Acércate y conócenos.

domingo, 22 de diciembre de 2013

Los bebés que duermen con sus padres son amamantados durante más tiempo, dice un nuevo estudio

Lactancia más tiempo con el colecho

Dormir con los bebés, lo que se conoce como colechar con ellos, es una de las prácticas que más se lleva a cabo en el mundo que más críticas suscita en el mundo occidental, donde no está demasiado bien visto, al contar con camas individuales y habitaciones individuales y existir la creencia de que los niños están mejor durmiendo solos o que corren menos peligro.
Sobre el peligro, normalmente centrado en el Síndrome de la Muerte Súbita del Lactante (SMSL), faltan aún muchos datos. Hay estudios que han sugerido que dormir con los niños aumenta el riesgo de SMSL, sin embargo hay otros estudios que concluyen que existe un factor protector, sobretodo si se hace de un modo seguro (ya que si se hace sin tener unas mínimas medidas de seguridad el riesgo es mayor que si duermen solos).
Esta llegada de estudios contrarios constante hace que muchos profesionales de la salud sean cautos a la hora de recomendar el colecho a los padres, porque una cosa es contar con ello como opción de los padres que quieran hacerlo, y otra es decirle a unos padres “duerma con su bebé, que será mejor para todos”. Ahora, sin embargo, un estudio reciente echa un poco más de leña al fuego al concluir que los bebés que duermen con sus padres son amamantados durante más tiempo.

Ibone Olza "Lactivista"



Gestar un libro es gestar al fin y al cabo, y en muchos sentidos se parece a gestar un hijo o una hija. A veces recuerdas con nitidez el momento en que por primera vez lo deseaste, otras no. Algunos libros necesitan años de gestación, otros llegan inesperada y rápidamente. Como en los partos, hay libros que nacen solos y otros que necesitan mucha asistencia.
Hace no mucho pensé que sería buena idea publicar los textos de este blog sobre lactancia, sobre todo porque a menudo recibo peticiones de referencias escritas que avalen la lactancia (especialmente más allá del segundo año) desde la evidencia científica, casi siempre para defender a madres que a menudo se han visto juzgadas, criticadas o incluso acosadas por amamantar durante muchos años.
Mi idea era hacer un pequeño librito que pensaba autopublicar. En el camino se lo comenté a varias amigas, y finalmente a la editora de mis anteriores libros: Eva Darias, de la preciosa editorial  Ob Stare, especializada en maternidad y crianza. Gracias a su entusiasmo y apoyo en menos de dos meses mi nuevo libro, Lactivista, compilación de textos del blog y otros inéditos, estaba listo y camino de la imprenta.
Lactivista está dedicado a las madres de la asociación Vía Láctea. El primer capítulo, El pecho no es lo mejor está colgado en el blog alternativo. El libro se puede encontrar ya en librerías y en la web de la editorial.
Aunque es mi cuarto libro, es el primero en el que soy única autora en vez de co-autora, cosa que se me hace rara (me encanta co-crear). Por eso necesito recordar y agradecer a otras lactivistas blogueras que son fuente diaria de inspiración. Entre ellas:
Tenemos tetas, de Ileana Medina
Mimos y teta de Nohemi Hervada
Una maternidad diferente de Eloísa López
Consulta de lactancia, de Patricia López Izquierdo
Amor maternal de Louma Sader
Papá Conejo Mamá Piojo de Claudia Pariente
De profesión mami, de Candy Tejera
Lo dice Diana Aller, de Diana Aller.
Dolce Far Niente, de Lady Vaga

viernes, 6 de diciembre de 2013

La lactancia materna durante más de 6 meses mejora las funciones cognitivas de los niños a largo plazo


Lactancia, bebé, niña, pecho


MADRID, 13 Nov. (EUROPA PRESS) -
   Científicos del Centro de Investigación en Epidemiología Ambiental (CREAL) aseguran que la lactancia materna completa entre 6 y 12 meses ayuda a los niños a mejorar el desarrollo de sus funciones cognitivas a largo plazo, al menos hasta los cuatro años.
   Los autores reconocen que existen diversas dificultades en la comprensión de los factores que están involucrados en el beneficio de la lactancia materna, pero han descartado que los indicadores de inteligencia de las madres, los síntomas psicopatológicos, la clase social y los ácidos grasos de calostro (leche de los primeros días después del nacimiento) estén detrás de dicha asociación.
   Para el estudio se analizaron datos de la cohorte de nacimiento de la ciudad de Sabadell (Barcelona) entre julio de 2004 y julio de 2006, y en total participaron 657 mujeres embarazadas que visitaron su centro de salud para una ecografía en su primer trimestre de embarazo. Los niños fueron examinados hasta los 4 años de edad para realizar las pruebas neuropsicológicas.

   El 23 por ciento de las madres tenían educación secundaria y eran de clase social media-alta, la media de edad de las madres era 32 años y el 13 por ciento fumaron durante el embarazo.
   Tras el seguimiento, vieron que el 15 por ciento de todas las madres que amamantaron a sus bebés no lo hizo de forma completa y la duración media de ésta fue de 17 semanas. Un periodo de tiempo que, según Jordi Júlvez, autor de la investigación, "no es suficiente para ser beneficiosa para el desarrollo neurológico del bebé".
   La lactancia materna a largo plazo, especialmente la lactancia completa, es uno de los factores de neurodesarrollo más estudiado en los últimos años, dado que el cerebro humano es muy sensible a la exposición a riesgos ambientales que se producen durante los períodos de especial vulnerabilidad.
   En los primeros años de vida la actividad biológica del desarrollo del cerebro es tan frecuente que cualquier factor que aumenta o interrumpe este proceso podría resultar en efectos permanentes sobre la función cerebral.
   De hecho, los autores recuerdan que una amplia gama de determinantes ambientales, incluyendo los factores físicos, biológicos, psicológicos y sociales, modulan la estructura y función del cerebro donde también participan los genes y los mecanismos de expresión génica (es decir, factores epigenéticos).