A causa de la Covid 19 los Encuentros de madres de LBL se ven interrumpidos hasta nuevo aviso

viernes, 14 de agosto de 2020

Ángela escribe en la Semana Mundial de Lactancia Materna


Aunque ya haya pasado la Semana de la lactancia materna , no es tarde para poner mi granito de arena por la causa. Salimos en el mes de Agosto del calendario de La Buena Leche, a la que estoy muy agradecida, y a Regazo Fotografia . Si hay algo de lo que me sienta orgullosa como madre y como profesional , es de amamantar y ayudar a que otras madres amamanten. Porque dar la teta no siempre es fácil, señores, ni tiene por qué ser una experiencia religiosa como la viven algunas. La lactancia, lo mismo que la maternidad es una acto de generosidad, de entrega, pensado en lo mejor para un hijo, no como algo que nos realice como personas, o porque nos llena mucho, o porque así nos adueñamos del fruto de nuestro vientre. Bien cierto es que, como resultado de esa entrega, uno recibe más de lo que da. Por eso defiendo que la #lactanciamaterna, no es una opción, es lo que hay que hacer, y hay que ayudar a las madres a que lo hagan. Comenzando por una buena formación preparto, a mí juicio escasa, que presentan la lactancia muchas veces como algo que no es y que a veces hace que muchas madres no quieran o se sientan frustradas si no lo consiguen. Esto no va de ideales, de ser más o menos hippies, de enseñar la teta a todas horas porque es lo más natural o de sentirse más cómoda dándolo en soledad. Trata de lo mejor para un hijo, de fisiología, de sentido común, y de preparación a la maternidad y a la crianza. 
 
He dado muuucha teta y me gusta taparme cuando lo hago, en público uso un pañuelo o un delantal. En esta foto estaba recién operada a corazón abierto, mi hijo tenía dos meses y jamás me planteé destetarlo. Preparé un banco de leche sus dos primeros meses y la semana que estuve ingresada me lo saqué incluso en la UCI. En verdad, todo fue muy normal. En cuanto llegué a mi casa y vi a mi hijo, la leche me volvió a subir, y eso que me abrieron el pecho... Podría no haber funcionado y no habría pasado nada, pero no por ello iba a dejar de intentarlo. Dar el pecho en mi recuperación cardiaca me curó también el corazón de otro modo. Tal y como he dicho antes, hacer el bien que lleva dar la vida, pensando en el bien de mi hijo, me dió la vida a mí. #lactanciasinmitos #sialavida de
 
Ángela Díaz de la Campa

No hay comentarios:

Publicar un comentario